mastectomia-preventiva-cirugía

Mastectomía preventiva, ¿quién debe practicársela?

Para quienes han vivido de cerca el cáncer en la experiencia de un ser querido, llegar a padecerlo es una preocupación muy real, sobre todo si el enfermo ha sido un familiar en primer grado y por tanto, pudiera existir una predisposición genética a desarrollarlo.

En esta situación, lo habitual es acudir al especialista para informarse acerca de las medidas preventivas y probabilidades reales de adquirir la enfermedad. Casi siempre, la respuesta será que el riesgo aumenta en proporción a la incidencia que exista en el árbol familiar. En cuanto a las medidas para evitarlo, la respuesta del oncólogo puede sorprender; y es que frente al cáncer de mama la prevención como tal no existe.

La única excepción en este sentido es la mastectomía preventiva, un procedimiento que implica la extirpación del tejido mamario como suele hacerse en el tratamiento de pacientes en quienes ya se ha detectado el cáncer.

Su única diferencia respecto a la intervención con fines terapéuticos, es que en la mastectomía profiláctica no es necesario extirpar el pezón. Sus resultados son seguros y el procedimiento no tiene otras diferencias importantes, sin embargo, se trata de una alternativa que hay que meditar partiendo de los criterios para saber si se es candidata a esta cirugía. Algunos de los factores a considerar son los siguientes:

  • Presencia del gen BRCA: una paciente que presenta esta característica tiene altas probabilidades de contraer cáncer de mama en algún momento. En casos como este, las opciones se reducen a dos: o se aumentan el número y la frecuencia de las revisiones o se lleva a cabo la intervención.
  • Haber recibido radioterapia antes de cumplir los 30 años: situación común en pacientes que han tenido un linfoma, lo que a su vez incrementa las posibilidades de desarrollar cáncer.
  • Antecedentes familiares: como lo hemos dicho, tener una madre, hija o hermana que padezca o haya sufrido de cáncer de mama constituye uno de los hechos determinantes para someterse a este procedimiento.
  • Estar bien informada: conocer sus comorbilidades y haber tomado la decisión por cuenta propia, sin presiones de terceros.

 Una vez analizados estos aspectos, lo ideal es ponerse en manos de un cirujano con experiencia. En México, la doctora Isabel Caravantes, especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva, puede llevar a cabo esta y otras intervenciones de manera segura y con excelentes resultados. Programe su cita de valoración, despeje dudas y recupere la tranquilidad.

Agendar Cita con 50% de descuento


lipoescultura liposuccion

¿Son lo mismo lipoescultura y liposucción?

Aunque se habla de ambos métodos a la par y en ocasiones incluso se comete el error de tratarlos como si fueran sinónimos, lo cierto es que son dos procedimientos distintos que, sin embargo, pueden ser complementarios.

¿Qué es la liposucción?

Se define así a la cirugía estética por medio de la cual se extrae grasa de diversas zonas del cuerpo (generalmente abdomen, glúteos, piernas, caderas, brazos y cuello) haciendo uso de una cánula con la cual se succiona el tejido adiposo previamente disuelto.

La implementación de tecnología láser y ultrasónica para disolver la grasa han mejorado este procedimiento, pues facilitan su extracción y permiten el empleo de instrumental más delgado e incluso jeringas, aunque, de cualquier manera, sigue siendo una liposucción.

Quizás te interese leer: MITOS SOBRE LA LIPOSUCCIÓN

¿Qué es una lipoescultura?

A grandes rasgos, se refiere a la combinación de liposucción y lipoinyección, esto es, la succión de grasa de ciertas partes del cuerpo en donde está de más y luce antiestética, para después inyectarla en otros sitios para moldearlos y darles más volumen.

Suele emplearse para dar mejor forma a los senos, glúteos e incluso a ciertas áreas abdominales, además de utilizarse para reducir las arrugas faciales.

¿Cómo sé cuál de los procedimientos necesito?

Como se dijo en un principio, estas dos técnicas pueden ir de la mano para lograr mejores resultados, ya que, si bien la liposucción consiste en sólo la extracción de grasa, en el caso de la lipoescultura ésta puede aprovecharse para dar mejor forma a otras áreas del cuerpo.

Para saber si se necesita realizar el primer método o el segundo, lo mejor es acercarse con un cirujano plástico experto, ya que sólo él podrá recomendar el tratamiento apropiado para cada uno.

¿Puedo realizarme cualquiera de estos procedimientos con otro tipo de médico?

Desafortunadamente existen varios doctores que ofrecen sus servicios para realizar lipoescultura sin tener la experiencia o los conocimientos necesarios, ya que en primera instancia puede parecer una cirugía sin demasiadas complicaciones debido al tipo de instrumental que requiere y a que no es necesario hacer grandes incisiones en la piel del paciente.

No obstante, hay que tener en cuenta que no es posible extraer grasa sin realizar una correcta valoración del paciente, ya que en ningún caso se debe sacar más que el volumen adecuado de tejido adiposo, puesto que se producen alteraciones metabólicas y fisiopatológicas, sobre todo en las primeras 24 horas posteriores a la cirugía, tiempo en el que será más recomendable permanecer internado en la clínica para tener un mejor cuidado.

Si necesitas más información sobre estos tratamientos te invitamos a acercarte a nosotros y hacer una cita de valoración.

Agendar Cita con 50% de descuento