La ginecomastia es el agrandamiento anormal de las glándulas mamarias en el hombre, es un padecimiento relacionado con el exceso de prolactina (hormona que estimula la producción de leche) o de estrógeno (hormona femenina) en la sangre.

Esta afección, que puede aparecer en uno de los senos o en los dos, es relativamente frecuente en los varones y, si bien no figura daños graves a la salud física, sus efectos psicológicos pueden dañar la autoestima de quien la padece, sobre todo si se trata de adolescentes y jóvenes adultos.

Existen tres grados para esta patología:

  • Grado I: aumento leve del tamaño de la protuberancia de los pezones.
  • Grado II: hipertrofia moderada de la glándulas mamarias y acumulación de grasa en la zona.
  • Grado III: exceso de grasa, piel, tejido glandular y flacidez.

Tomando esto en cuenta, cabe señalar que existen diferentes procedimientos según el avance de la enfermedad, la cual incluso puede ser una pseudoginecomastia por exceso de grasa y no propiamente por el aumento del tamaño de la glándula.

Algunas de las medidas más usuales para erradicar la ginecomastia son:

  • Descartar otras enfermedades y fármacos: eliminar ciertas condiciones médicas o medicación pueden resolver el agrandamiento de los senos. Patologías hepáticas como la cirrosis pueden causar que el estrógeno en la sangre no sea metabolizado correctamente provocando una ginecomastia como efecto secundario. De igual manera, algunas terapias hormonales para pacientes con cáncer de próstata pueden ocasionar la misma reacción.
  • Dieta y ejercicio: comer sanamente y realizar ejercicios pectorales ayuda a eliminar la grasa en la zona, evitando el avance de la ginecomastia o eliminando el abultamiento totalmente si se trata de una pseudoginecomastia por obesidad.
  • Medicamentos: diversos fármacos como el tamoxifeno, el raloxifeno, danazol y anastrozol pueden ser útiles para inhibir y seleccionar el estrógeno en el organismo, e incluso en algunos casos aumentar la producción de testosterona. Sin embargo, su nivel de efectividad no es muy alto (50% a 80% en los más efectivos) y el paciente debe esperar incluso años para eliminar su problema.
  • Cirugía y liposucción: la extirpación del tejido glandular por medio de cirugía endoscópica suele ser el método más eficaz para tratar la ginecomastia, al cual se pueden sumar otros procedimientos quirúrgicos para retirar exceso de piel y liposucción para eliminar la grasa acumulada en la zona.

Por último, es importante señalar que una buena valoración médica podrá diagnosticar el grado y existencia o no de la ginecomastia, pudiendo determinar así el tratamiento más conveniente según sea el caso.

Si padeces de esta enfermedad o empiezas a notar síntomas de ella, te invitamos a solicitar una consulta con nosotros para que podamos ayudarte a solucionar tu problema. Recuerda que una oportuna atención hace más fácil la recuperación.

Agendar Cita con 50% de descuento