Si comenzaste a notar arrugas en tu rostro mucho antes de lo esperado y estás preocupada por ello, hay dos cosas que debes saber:

  1. Las líneas de expresión no aparecen exclusivamente a causa de la edad.
  2. Existe una solución cosmética efectiva, segura y asequible al problema.

Pero vayamos por partes: lo primero que tienes que conocer es que el origen de las arrugas es principalmente la carencia de colágeno y elastina, sustancias que pueden resultar insuficientes a cualquier edad por diversas circunstancias, de manera que tener algunas arrugas no es sinónimo, como se piensa, de estar envejeciendo.

Comúnmente, las líneas de expresión son más acentuadas en la frente y suelen ser con más frecuencia, horizontales que verticales, aunque también pueden salir en esta dirección. Entre los factores que las propician están el tener cierto tipo de piel, la contracción muscular asociada a la gesticulación, el estrés, los cambios bruscos en el peso, daños por exposición a los rayos solares, deshidratación o mala alimentación, entre otros. Por fortuna, los métodos para reducirlas pueden corregir o disimular muy bien el aspecto de cansancio que aportan.

Entre estos remedios, la aplicación de ácido hialurónico es, por su eficacia, uno de los procedimientos más aceptados por especialistas en cosmética y por quienes buscan la mejor solución a la molestia de las arrugas.

Sus propiedades de rejuvenecimiento tienen que ver con la capacidad de esta sustancia para retener agua, de ahí que suela utilizarse en presentación inyectable para hidratar profundamente la piel y lograr que esta luzca más lozana y brillante.

Por otro lado, si tu necesidad es más correctiva que preventiva y lo que deseas es disimular arrugas muy pronunciadas, lo ideal es elegir un tratamiento a base de rellenos faciales, que se suministran en concentraciones muy elevadas de este ácido. Los resultados son visibles en poco tiempo y perduran a lo largo de dos años, aproximadamente.

La aplicación se lleva a cabo por medio de inyecciones en la frente y entre las cejas, aunque también es adecuada en otras áreas del rostro. Esto debido a que, al tratarse de un producto de origen natural, la sustancia es asimilada por el cuerpo sin interferir otros procesos. Por otra parte, cuanto más se utilice el tratamiento, mejores serán los resultados, lo que contribuirá a no requerir de otras prácticas contra el envejecimiento en el mediano plazo.

Lo que sí es indispensable, es elegir con cuidado el sitio en el que te harás la aplicación, ya que, si bien el procedimiento es sencillo –al grado de que incluso algunos salones de belleza lo incluyen en su catálogo de servicios– lo más prudente siempre será acudir a una clínica especializada.

En este sentido, visitar a la doctora Isabel Caravantes, quien cuenta con una amplia experiencia en cirugía estética y reconstructiva, es una excelente opción para cuidar de tu belleza y bienestar. Haz tu cita y no te preocupes por nada más.

Agendar Cita con 50% de descuento