La decisión de mejorar la propia imagen siempre será oportuna. Sin embargo, existen algunas fechas en las que el momento es clave, sea porque coincida con un cambio de ciclo importante en la vida o porque con ello no estemos recompensando algún mérito. De igual manera, quienes han pasado por una época difícil pueden encontrar terapéutico el someterse a tratamientos que les permitan reconciliarse con la persona que ven en espejo.

Por lo anterior, fechas como el 14 de febrero son más que propicias para verse y mostrarse a los demás con una imagen renovada. Y no, no se trata de sorprender a la pareja, sino de expresar el amor propio mediante prácticas que eventualmente favorecerán el que nos relacionemos mejor como consecuencia de sentirnos más seguras.

Una buena opción si estás entre quienes se han hecho este propósito, es invertir en tratamientos de limpieza, hidratación, despigmentación o rejuvenecimiento facial, según sean las necesidades de la piel.

En esta ocasión te contaremos todo acerca de un tratamiento que te hará lucir un rostro rejuvenecido de manera rápida y sin necesidad de recurrir al bisturí: se trata de los rellenos faciales a base de ácido hialurónico.

  1. El ácido hialurónico es una sustancia que el cuerpo genera naturalmente, pero que deja de producirse en la medida que envejecemos, de modo que su carencia es la causa principal de la aparición de arrugas y líneas de expresión, así como la pérdida del contorno del rostro.
  2. Como medida correctiva, esta sustancia puede aplicarse mediante inyecciones en las zonas a las que se desea regresar la hidratación, el brillo, el volumen perdido y la tonicidad. Los resultados son inmediatos y se pueden apreciar en una disminución dramática de las arrugas.
  3. El tratamiento puede aplicarse con excelentes resultados en surcos nasogenianos (también llamados líneas de marioneta), arrugas de la frente (código de barras), pómulos (sobre esta zona se obtiene un efecto de aumento de volumen), perfilado y relleno de labios.
  4. Otro beneficio es la posibilidad de tratar cicatrices atróficas (hundidas) derivadas de problemas de acné, cirugías o traumatismos.
  5. Durante el procedimiento se aplica una crema anestésica y una serie de inyecciones.
  6. La aplicación tiene una duración aproximada de entre 15 y 30 minutos, por lo que es posible reincorporarse de inmediato a la actividad laboral y llevar a cabo la rutina de maquillaje acostumbrada en unas pocas horas.
  7. Aunque el tratamiento no presenta mayores complicaciones, es indispensable que sea un especialista quien lo realice a fin de que la técnica de aplicación sea la correcta y de que, tanto la crema anestésica como el ácido hialurónico se suministren en cantidades adecuadas.

En este y otros procedimientos estéticos, la doctora Isabel Caravantes, especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva puede ayudarte a obtener los resultados que buscas. Haz tu cita y rejuvenece de manera segura y natural.

Agendar Cita con 50% de descuento