Ya se sabe de sobra que cultivar buenos hábitos, como una alimentación balanceada, beber suficiente agua, dormir bien y ejercitarse favorece el que la piel luzca más elástica, sana y brillante sin que la edad juegue un papel determinante en la apariencia personal.

Para ello, también es indispensable adoptar rutinas de limpieza, hidratación y nutrición de la piel, preferentemente diseñadas por un especialista con base en las características particulares del paciente.

Otro factor importante es mantener la piel a salvo de los rayos solares usando un bloqueador de alta protección, además de llevar a cabo una selección concienzuda de los productos cosméticos que usamos en nuestro día a día.

Pero, si bien es cierto que de las cosas que hacemos cotidianamente a lo largo de los años dependerá el estado físico y estético que alcanzaremos en determinada etapa, también es verdad que el paso del tiempo se manifiesta incluso en los rostros que han recibido los mejores cuidados.

Y es que conservar la juventud sin importar cuántos años hayan transcurrido es un deseo que compartimos muchas mujeres, pero que, inevitablemente, se ve condicionado por el paso del tiempo.

Sin embargo –y por fortuna – la cirugía estética presenta una alternativa eficaz para combatir el envejecimiento con un efecto notable sin cicatrices. Se trata del llamado ‘Lifting’ o estiramiento facial, un procedimiento que actualmente ofrece resultados más naturales gracias a que la intervención ya no consiste únicamente en “estirar la piel” (lo que al final daba al rostro la apariencia de haber sido aplanado y que hace algunos años despertó la desconfianza en este tipo de cirugía), sino en reacomodar los músculos faciales, de manera que el rostro no pierda la expresividad y los volúmenes que le conceden su aspecto jovial.

Es por eso que el lifting es una de las técnicas de rejuvenecimiento más aceptadas y también una de las que dan lugar a transformaciones más satisfactorias, puesto que es posible, por citar un ejemplo, combinar esta cirugía con una cervical para lucir un rostro y cuello impecables sin que para conseguirlo sea necesario someterse dos veces a una intervención quirúrgica.

Por otra parte, a diferencia de las inyecciones de botox, que por lo general se realizan en estéticas y otros establecimientos, un lifting facial es un procedimiento que necesariamente te llevará a acudir a tu médico y puede, por tanto, ofrecerte mayor seguridad y resultados más cercanos a tu expectativa inicial.

Si estás decidida a experimentar un cambio positivo en tu imagen, no dudes en contactar a la doctora Isabel Caravantes, especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva. Haz tu cita y prepárate para lucir espectacular a inicios de año, con la seguridad de estar en buenas manos.

Agendar Cita con 50% de descuento