Es muy común que luego de haber trasnochado notes que aparecen esas molestas bolsas amoratadas debajo de tus ojos que roban a tu rostro su imagen fresca y juvenil, e incluso tal vez hasta conozcas algunos remedios caseros para eliminarlas, como aplicarte compresas frías en los ojos, colocarte rodajas de pepino o hasta ponerte bolsitas de té de manzanilla sobre los párpados. ¿Pero qué pasa cuando no desaparecen luego de unos días y parecen ser un elemento permanente de tu fisonomía?

Las ojeras, o hipercromías idiopáticas del anillo orbitario –como les llaman los médicos—, pueden tener diversas causas más allá de la falta de sueño, las cuales pueden ser desde hereditarias hasta alérgicas. A continuación, mencionamos algunos de los factores principales asociados a su aparición:

  • No descansar bien: como se dijo antes, el no dormir suficiente puede causar que aparezcan ojeras, aunque puede decirse que no es sólo la falta de sueño sino la de descanso en general, la que propicia su aparición. Estar constantemente estresado o frente a la computadora, son ejemplos de esto.
  • Cambios hormonales: esto debido a la retención de líquidos que suele presentarse con estos cambios durante la menstruación, el embarazo o la menopausia.
  • Factores genéticos: el exceso de pigmentación en la zona puede ser hereditario, así como otras condiciones como las alteraciones en la producción de hierro que también repercuten en la coloración de la piel alrededor de los ojos.
  • Enfermedades: afecciones renales, cardiacas, circulatorias, inmunitarias y de la piel, entre otras.
  • Medicamentos: algunos fármacos para tratar enfermedades autoinmunes e hipertensión ocular pueden ocasionar la aparición de ojeras luego de un periodo de uso de 3 a 6 meses, aunque éstas se borran en un lapso de 3 a 12 meses luego de haber suspendido la medicación.
  • Alergias: tanto aquellas de naturaleza respiratoria como las cutáneas, empeoran su aspecto.

Una vez identificada la causa de las ojeras, puede determinarse la mejor opción para eliminarlas. Algunos consejos útiles son:

  • Llevar una vida sana: hacer ejercicio, dormir 8 horas diarias, beber suficiente agua y evitar el exceso del consumo de sal, tabaco, café y alcohol.
  • Proteger tus ojos: existen varios productos cosméticos especializados que puedes aplicarte al despertar y antes de acostarte; estos previenen la retención de líquidos en la zona, promueven mejoramientos vasculares, e incluso contienen agentes despigmentantes. Aunado a ello, puedes utilizar bloqueadores solares y lentes de sol para proteger tus párpados y ojos de las radiaciones UV.
  • Cirugía párpados: también conocida como blefaroplastia, es un tratamiento médico-estético que puede corregir diversas alteraciones como flacidez, caída de ángulos laterales, exceso de piel, entre otras.

Recupera la jovialidad de tu rostro eliminando esas feas marcas debajo de tus ojos. Solicita una consulta y descubre cómo podemos ayudarte a lograrlo.

Agendar Cita con 50% de descuento