Peelings

Son procedimientos que inducen de forma controlada una lesión de profundidad variable en la piel. Se considera el procedimiento no quirúrgico más comúnmente realizado para rejuvenecimiento facial ya que promueve la formación de colágeno de mejor calidad.

Las principales aplicaciones de estos son: acné, cicatrices, manchas en la cara, daño solar, arrugas finas a medias, hidratación y luminosidad.

Se puede elegir la profundidad que se requiera dependiendo de qué se quiera tratar o mejorar y requiere además de tratamiento tópico por 4-8 semanas antes de aplicarlos lo cual mejora el resultado.

Posterior al procedimiento te indicaremos las medidas de protección y mantenimiento para un resultado óptimo.

No todas las personas ni todos los tipos de piel son aptos para aplicar un peeling; es por esto que debes ser valorado primero y así ofrecerte la mejor opción. ¡Acude con nuestra dermatóloga!