Es de sobra sabido que los cuerpos de verano se hacen durante el invierno, pero ¿cómo hacer válida esta sentencia cuando el problema del sobrepeso no se debe a una mala alimentación o a la falta de disciplina en la actividad física? Porque sí, también es verdad que el no poder eliminar esos kilos extras tiene que ver, en muchos casos, con un metabolismo lento o con factores genéticos.

Es injusto entonces, que se señale a las personas que no consiguen perder esos kilos de más, incluso asumiendo las responsabilidades que esto conlleva. Son injustos también los sentimientos de culpa y frustración que las embargan y el hecho de que no consigan estar en paz con su apariencia llegados los meses cálidos.

Si te sientes identificado(a) o conoces a alguien en esta situación, debes saber que el optar por un procedimiento estético como la liposucción (intervención quirúrgica que consiste en la extracción de la grasa o tejido adiposo con el propósito de modelar el cuerpo) es dar un paso hacia la construcción de una mejor autoimagen, así como un reconocimiento a los esfuerzos que hasta el momento se han hecho para mejorar no solo la estética corporal, sino la propia salud o la de la persona en cuestión.

Es por ello por lo que, aunque para algunos este tipo de cirugía sigue siendo un tabú, en realidad no hay nada por qué experimentar culpa o vergüenza al recurrir a este u otros procedimientos.

Por otro lado, también es verdad que una inversión de energía y recursos tan importante como la que supone esta modificación corporal, necesariamente deberá considerarse un incentivo para continuar con las buenas prácticas en cuanto al ejercicio y la alimentación aún después de la primavera y el verano.

Si eres tú quien está evaluando los pros y los contras de entrar en el quirófano con este propósito, debes tener presente que, como toda operación, esta significará un cambio muy importante en tu cuerpo y le impondrá un periodo de recuperación que puede percibirse lento y doloroso. Por eso, y porque los resultados que observarás en tu figura dependerán en buena medida de tu comportamiento en lo sucesivo, atender de la manera adecuada las necesidades de tu cuerpo durante la recuperación y hacer del autocuidado un hábito serán las claves para mantener la transformación física que habrás logrado. En este sentido, una intervención de esta naturaleza es a la vez un premio a los esfuerzos pasados y un compromiso para toda la vida.

De ahí que la elección de la clínica y el especialista que habrá de guiarte durante todo el proceso sean esenciales.

Para obtener una valoración profesional, contacta a la doctora Isabel Caravantes, especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva y prepárate para lucir la silueta que soñaste en las próximas vacaciones.

Agendar Cita con 50% de descuento