Hay quienes durante una época de la vida padecen obesidad y posteriormente, haciendo una increíble muestra de fuerza de voluntad, logran deshacerse del peso que les sobraba y ponía en riesgo su salud.

Aunque esta de la que hablamos es una conquista digna de celebración, con frecuencia, las personas que llegan a este punto no se sienten del todo conformes con su cuerpo y continúan ocultándolo en prendas de talla extra grande que no hacen justicia a su logro.

En muchos casos, esto se debe a que la piel del abdomen, piernas y brazos presenta una apariencia flácida luego de una pérdida dramática de peso. Además, la sensación de incomodidad respecto a la autoimagen se acentúa debido a que este tipo de flacidez suele relacionarse con la pérdida de tonicidad que se experimenta al envejecer. En el caso de las mujeres jóvenes, la “piel colgante” en los brazos puede convertirse, por este motivo, en una preocupación estética.

Sin embargo, la buena noticia es que este problema tiene corrección por medio de cirugía estética, concretamente a partir de un procedimiento llamado braquioplastia u operación de brazos que, para algunos, puede consistir en una liposucción del contorno de estos y en otros pacientes, solo en la resección de la piel, lo que implicará hacer una incisión a nivel axilar para retirar con mayor precisión toda la grasa. Así mismo, dependiendo de las características del paciente, la intervención puede considerar uno o ambos procedimientos.

A decir de la doctora Isabel Caravantes, especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva, se trata de “un procedimiento bastante benigno” siempre y cuando en caso de requerir anestesia general, se lleve a cabo una previa hospitalización.

Por otro lado, al ser el brazo una zona donde se concentran venas, arterias y nervios, se trata de una cirugía que precisará el dominio total de las técnicas descritas por parte del especialista que la practique.

Otras recomendaciones útiles son hablar con el médico sobre tus expectativas y los resultados que, con base en tu fisiología y circunstancias particulares, es posible obtener. Por otro lado, deberás olvidarte del cigarrillo en cuanto decidas someterte a este procedimiento y en los meses posteriores. Esta medida evitará complicaciones durante la intervención y problemas con la cicatrización más adelante.

Para aclarar todas las dudas que tengas y saber si eres candidata al procedimiento que te permitirá mostrar una figura envidiable y vestir otra vez de acuerdo a tus gustos, acude a una valoración profesional.

Agendar Cita con 50% de descuento