El rostro es una carta de presentación. De ahí la importancia de brindarle los cuidados adecuados y la necesidad que sentimos la mayoría de las personas de conservar su salud y belleza.

Pero además de poseer unos rasgos armónicos y una piel saludable y bien hidratada, algo que favorece muchísimo la apariencia facial es tener una mandíbula y cuello estilizados. Por lo mismo, te interesará saber que entre los procedimientos estéticos que aportan al rostro una apariencia más armoniosa, la llamada liposucción u operación de papada está en los primeros lugares.

Dicha intervención, que consiste en retirar la grasa sobrante del cuello, produce un efecto rejuvenecedor y la apariencia de un rostro más delgado y puede llevarse a cabo lo mismo en adolescentes que en adultos mayores. Sin embargo, como cualquier intervención de esta naturaleza, no es para todos. Por ello, aunque la recomendación principal es que acudas a un especialista para saber si eres candidato, a continuación enlistamos algunas consideraciones para que asistas a tu cita de valoración médica con un antecedente, además de una lista de preguntas concretas.

Hechos por los que podrías ser candidato a una operación de papada:

  • Sentir incomodidad por el aspecto de piel colgante en la zona submentoniana o submandibular (mismo que se produce por exceso de grasa) y estar decidido a recurrir a la cirugía como recurso para lograr una mejora no sólo en la apariencia, sino en el ánimo.
  • Tener el cuello grueso o mal delineado.
  • Con independencia de lo anterior, tener una piel sana.
  • Presentar exceso de grasa, pero no flacidez. Este último caso precisa un tratamiento distinto.
  • Tener una piel con la elasticidad y tono muscular suficientes para adaptarse a los resultados de la operación.
  • Necesidad de hacer varias correcciones faciales en una misma intervención, por ejemplo, una cirugía de reducción del volumen de las mejillas (o extracción de las bolsas de Bichat), o bien, una cirugía para afinar el mentón. Dependiendo de la valoración del especialista, la liposucción de papada puede llevarse a cabo de manera simultánea a otros procedimientos.
  • Haber tomado la decisión por cuenta propia, esto es, sin sentirse influido o presionado por otros.
  • Tener expectativas realistas.
  • Haber conversado con tu médico acerca de tus dudas e inquietudes al respecto.

Si estás pensando en someterte a este procedimiento, la doctora Isabel Caravantes, especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva puede brindarte la orientación necesaria y llevar a término tu operación con la destreza y profesionalismo que sólo garantizan la experiencia y la actualización constante.

 Agendar Cita con 50% de descuento